top of page
Buscar

Diferencia entre entrenamiento y ejercicio

Actualizado: 7 sept 2022

Por Carlos Toro



Generalmente la pregunta por excelencia relacionada a la salud física es ¿haces ejercicio? Pero curiosamente nunca nos preguntamos si hacer ejercicio es la manera más eficiente para mejorar la salud.


Comencemos definiendo ejercicio. Realizar cualquier actividad física con el fin de obtener algo inmediato: sudar, quemar algunas calorías, “liberar endorfinas”, sentir que “quema” o cualquiera que sea el motivo, eso es hacer ejercicio. Además, no produce un estrés cuantificable que nos ayude para el siguiente entrenamiento, por lo que, por definición, el ejercicio no considera algún objetivo específico a largo plazo.

Por otra parte, el entrenamiento es la actividad física capaz de producir un cambio fisiológico en el cuerpo, provocando que la capacidad física aumente. El entrenamiento se ejecuta de acuerdo a un programa diseñado para controlar el ciclo de “estrés, recuperación y adaptación” que te llevará de un punto A a un punto B, fijando este como un objetivo a largo plazo. Es medible y cuantificable, lo cual nos permite administrar las variables necesarias para producir esa nueva adaptación y mejora.

Ahora podemos ver que, el ejercicio y el entrenamiento son dos cosas totalmente distintas.


Si un programa de actividad física no está diseñado para incrementar tu capacidad física a través de alguno de los atributos físicos (por ejemplo acondicionamiento, fuerza, movilidad, balance, entre otros) y no contiene una programación cuidadosamente desarrollada para que a través del tiempo mejoren dichas capacidades físicas, no se puede considerar como un programa de entrenamiento. Claro está que es mejor hacer ejercicio que estar sentados en el sofá, pero es aún mucho mejor entrenar, aquí el por qué.


Si eres primerizo en cuanto a actividad física se refiere, cualquier programa de ejercicio será bueno en un inicio, ya que provocará un estrés nuevo que tu cuerpo anteriormente no había recibido. Como resultado, el cuerpo se adapta y resulta en mejoría física. Pero esta adaptación será momentánea (al inicio del programa) o peor aún si la actividad física involucra una gran cantidad de variables, tu cuerpo al final no termina adaptándose a nada.


La mejor manera de estar saludable y mejorar la capacidad física, es estimulando la adaptación en tu cuerpo por el mayor tiempo posible, y esto se produce generando un estrés sistémico en él. El camino más eficiente para lograrlo es mediante el incremento gradual de una carga moderada, en un ambiente controlado; Y qué mejor manera de empezar esto que con un programa de fuerza (el atributo físico más básico y general de todos), incrementando de manera lineal el peso en cada entrenamiento y por ende provocando un incremento de estrés en tu cuerpo. Créeme, el levantamiento de pesas generará ese estrés y adaptación constante que tu cuerpo necesita para mantenerte saludable y desarrollar fortaleza.


Sabiendo esto, sería bueno cuestionar si en realidad lo que quieres para tu cuerpo es un ejercicio con poco estrés y adaptación o un entrenamiento que provocará resultados sorprendentes en tu salud y fuerza a través de un estrés progresivo que puede ser desarrollado a lo largo de muchos años.

Y tú ¿haces ejercicio o entrenas?



30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page